El 21 de marzo se conmemora en todo el mundo el Día del Síndrome de Down. La fecha elegida por Naciones Unidas se relaciona con la trisomía 21, que es la condición genética de las personas con este síndrome, y por eso se ha elegido el día 21 del mes 3 para recordarlo.

La trisomía 21 es una anomalía cromosómica caracterizada por la presencia de una tercera copia (parcial o total) del cromosoma 21. Aunque la trisomía 21 no es una anomalía rara, la prevalencia en la población general ha disminuido significativamente como consecuencia de las pruebas prenatales de rutina. El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud de la persona.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva; así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

Con esta celebración, la Asamblea General de la ONU quiere aumentar la conciencia pública sobre el tema, recordar la dignidad inherente, la importancia  y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual, como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Además en este día se  quiere resaltar el valor de la autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.